«Los hermanos Belén y Rafael sonríen con sus alineadores puestos»